Una noche de museos

Muchas cosas hacemos en el transcurso de nuestra vida, pero hoy me interno en el laberinto de los misterios, donde entrelazamos la vida del hombre, desde el inicio de la humanidad hasta nuestros días.

Desde aquí, en este punto del universo que se llama Progreso,  pasando por la rambla Montevideana,  veo en el anochecer del  horizonte, navegando un transatlántico y esto hace que sienta que existe un mundo que aún no conozco. Pero sucede que más allá del mar  esta noche penetro a esos misterios insondables, que no sabía que existían. El misterio, si se puede llamar de esa forma,  es parte de la noche de los museos, la noche donde los silencios dejan de ser silencios para contar su historia. Duerme la noche y penetro en sus sueños, para descubrir todos los momentos imborrables, que vivieron personajes de una época que pocos conocen.

Cada lugar tiene una historia para contar y a eso vengo, a penetrar en ella y ser parte de un tiempo que valió la pena ser vivido. Cierro los ojos y ante mí, pasan los siglos de historia, de encuentros y desencuentros, de despedidas, nostalgias, sentimientos, vivencias de un Montevideo, que ya no existe, pero que abrió su puerta de la Ciudadela y los migrantes pudieron refugiarse dentro de la muralla y San Felipe y Santiago los alejo de las guerras, de las cuales venían escapando. Estos italianos, españoles, franceses, ingleses, rusos, etc., solo querían vivir en paz, venían con ganas de salir adelante y esta patria los recibió y ellos con sacrificio y esperanza, mucha esperanza, encontraron una nueva tierra para progresar y traernos sus culturas, y sus bagajes de conocimientos.

Sigo caminando y por esas calles empedradas, me dirijo hasta ese edificio, que en un tiempo fue las Reales Cárceles y más adelante la Capilla de la Santísima Trinidad, conocida como De La Caridad y allí tantos enfermos fueron a pedir consuelo a la imagen de la Misericordia, éste es el tercer edificio más antiguo y por sus túneles vemos el paso del tiempo, había sido declarada peligrosa y fue cerrada, pero está, nuevamente habilitada, como queriendo decir, que a Dios no se lo deshabilita. Recorro nuevamente las callecitas Montevideana y al entrar en el edificio del Banco de la República, el corazón palpita acelerado, esas escalinatas que te llevan a un mundo que dejo de estar, un mundo que fue maravilloso, donde la arquitectura  muestra una ciudad fuera de lo común donde promediaba la belleza y el placer por la cultura, más allá de las finanzas. Y en medio de mis sueños escucho el rumor de voces, cada vez más cercana, cantaban con una voz que solo los ángeles, pueden hacerlo y me decían al oído “Caminamos en la luz de Dios”, seguro que estos eran cánticos traídos por los esclavos, que oraban a la luz del farol por la calle Sarandí. “Siyahamba, Ekukhanyen, Kenkos”, estaba en el lugar y momento indicado para decir gracias, Señor. Al seguir mi sueño me detengo ante un edificio que todo el, es una promesa de misterio. El joven Humberto Pitamiglio era muy inteligente y todo en él tenía un fin, que lo llevo durante toda su vida, a sentir que debía dejar un mensaje a la humanidad. Todo en su casa tiene signos que indican como debemos sentir y vivir la vida. Algunos signos son el 8, que es (descifrar el abecedario desde su punto de vista). El 8 indica 4 materias, 4 estaciones, es en definitiva lo perfecto,  es el nexo entre la plenitud de la vida material y espiritual (octogonal). Otro simbolismo importante es la flor de lis, que contienen los 3 elementos fundamentales, mercurio, azufre y sal, y espiritualmente nos habla de la Santísima Trinidad. Los círculos es la perfección, la sabiduría es la reina del oriente y occidente mirándose de frente. El águila es el pasado y también el futuro, integridad total del tiempo que es finito. Hay en el castillo puertas cerradas, hechas a propósito, para que al llegar a ellas, podamos decidir nuestro camino, que a veces puede ser sin salida. Y nos encontramos en la torre mayor “el Torreón” allí es donde nos iniciamos hacia el viaje a la protección para el alma.

Nos ponemos en el círculo de la sabiduría dentro del cuadrado de las cuatro materias, fuego, sol, agua y tierra. Y luego los 8 caminos que nos llevan por el camino físico y espiritual para llegar definitivamente a la trasmutación, y desde el árbol de la vida, cielo y tierra se entrelazan en una conjunción infinita, donde el león muestra su fuerza y perseverancia, el pavo real la belleza espiritual y la mariposa la liviandad de nuestra entrega. Ofreciéndonos una rosa como símbolo de guardar el secreto encontrado, una rosa negra por la ignorancia demostrada, una blanca que iluminará nuestro camino y en definitiva una rosa roja a la salida,  como símbolo de trasmutación,  mientras caminamos por las 7 cruces templarías, diseñadas en blanco y negro símbolo del día y la noche, de la alegría y la tristeza y en definitiva de ser o no ser yo cada día de mi vida.

Y no puedo despertarme aún, porque desde la historia me llama un mundo que todos deberíamos tener, nuestra propia república, donde la declaratoria de la independencia manifieste “casa chica, gran reposo” o sea Parma domus  magna quies.  Y que al entrar me encuentre, con dos grifos de la mitología Mesopotamia, que me indique que allí están el Águila y el León que pelearan por mí,  para que gane el espíritu a través de la melena del león que prefiere sacársela, para que renazca en mí la alegría de pertenecer a este mundo y pueda declarar la guerra de tener derecho al mar.Al mar de la tranquilidad, al mar de la estabilidad, al mar de los esperanzados y especialmente al mar del encuentro diario, conmigo misma y con el Dios del Universo. Al mar de la tranquilidad, al mar de la estabilidad, al mar de los esperanzados Al mar de la alegría compartida, y especialmente al mar del encuentro diario, conmigo misma y con el Dios del Universo, para que la noche de los museos no sea solo el recuerdo de lo que fue, sino la esperanza de lo que está por venir.

Teresa

No descuidan ningún detalle y saben ser muy cálidos con el cliente. te sientes muy cómodo viajando con ellos.
Testimonios
5.0
2020-07-15T20:09:50+02:00
No descuidan ningún detalle y saben ser muy cálidos con el cliente. te sientes muy cómodo viajando con ellos.

Ale


10 puntos el Trekking al Lunarejo! Me encantó el formato de la excursión! Super recomendable!



Testimonios
5.0
2020-07-16T15:46:35+02:00
10 puntos el Trekking al Lunarejo! Me encantó el formato de la excursión! Super recomendable!

María Rosa

Recomiendo la atención que brindan y lo más importante que todo lo que anuncian se cumple.
Testimonios
5.0
2019-06-21T20:13:23+02:00
Recomiendo la atención que brindan y lo más importante que todo lo que anuncian se cumple.

Laura


La excursión más completa y planificada del Norte Argentino.



Testimonios
5.0
2020-07-15T20:13:56+02:00
La excursión más completa y planificada del Norte Argentino.

Lucy

Viajar con Yorugua es viajar con la tranquilidad absoluta de que todo está absolutamente contemplado.
Testimonios
5.0
2020-07-15T20:11:21+02:00
Viajar con Yorugua es viajar con la tranquilidad absoluta de que todo está absolutamente contemplado.
5
5